What Keeps Us Together

Un mural de Casillas Oliver, auspiciado por el programa “Viaduct Arts”, de Portland Street Art Alliance (PSAA)

together

Una estampa de desierto bañada en los colores del atardecer, el momento del día en que salen de sus guaridas los conejos, las liebres y los coyotes. Entre estas especies no existe el concepto de frontera ni de nación, sólo reina el instinto de supervivencia. Oliver Casillas partió de una idea: hacer a un lado el factor político-social y ver “aquello que nos une”. En la ciudad de Portland, creó esta imagen inspirada en la porción de tierra compartida por México y Estados Unidos: el Desierto de Sonora.
Este es uno de los desiertos más calurosos y grandes del mundo: cuenta con un área de 311.000 km², entre los estados de Arizona y California, en Estados Unidos, y Sonora, Baja California y Sinaloa, en México. En este ecosistema árido habitan especies que se han adaptado a las condiciones climáticas extremas. Durante la administración de Donald Trump la construcción del muro fronterizo infringió grandes daños a la vida silvestre en el Desierto de Sonora. La UNESCO instó en julio de 2021 a los Estados Unidos a detener la construcción del muro fronterizo y evaluar los daños del muro en la Reserva de la Biosfera El Pinacate y Gran Desierto de Altar en México. Es un primer paso para restaurar el paisaje y hábitat de las especies en esta área.
Para Casillas, "el mural tiene como objetivo representar la naturaleza compartida [entre los países]; la pureza y la realidad detrás de los colores de piel, de los lenguajes y las formas de pensar, de las religiones. En otras palabras, detrás del ser humano. Es una invitación a pensar fuera de nuestras cajas y a darnos cuenta de lo que nos conecta y nos mantiene unidos”.
Este mural –realizado en 14 días, con ayuda de dos asistentes– muestra el interés del artista por abordar temas que reflejan el mundo que nos rodea. En este caso, la obra aportó a la ciudad de Portland una reflexión sobre la libertad, la naturaleza y el flujo de la fauna.

Artista:

Casillas Oliver

(Guadalajara, México, 1995). Artista mexico-estadounidense, reside entre Talent, Oregon, y Guadalajara, Jalisco. Licenciado en Ingeniería Mecánica y Diseño Mecánico del ITESO Guadalajara, desde niño ha estudiado distintos aspectos de arte, pintura y creatividad.
Dibuja lo que le rodea, con un estilo que él denomina neoiconismo. Esta manera de trabajar se apega a la ilustración, técnica de serigrafía y utiliza colores planos y por capas, “aptos para revelar la cotidianidad mexicana”. Trabaja con "We Art Here" (WAH), un colectivo de artivistas que usan el arte y muralismo como medio para comunicar y dialogar problemáticas ambientales y sociales.

English version
A picture of desert bathed in the colors of the sunset, the time of day when rabbits, hares and coyotes come out of their dens. Among these species there is no concept of frontier or nation, only the instinct of survival reigns. Oliver Casillas started from an idea: to put aside the social-political factor and see "that which unites us". In the city of Portland, he created this image inspired by the portion of land shared by Mexico and the United States: the Sonoran Desert. This is one of the hottest and largest deserts in the world: it covers an area of 311,000 km², between the states of Arizona and California, in the United States, and Sonora, Baja California and Sinaloa, in Mexico. This arid ecosystem is home to species that have adapted to the extreme climatic conditions. During Donald Trump's administration, the construction of the border fence caused great damage to wildlife in the Sonoran Desert. UNESCO urged the United States in July 2021 to halt construction of the border fence and assess the damage of the fence in the El Pinacate and Gran Desierto de Altar Biosphere Reserve in Mexico. This is a first step to restore the landscape and habitat of species in this area. For Casillas, "the mural aims to represent the shared nature [between the countries]; the purity and reality behind the skin colors, the languages and ways of thinking, the religions. In other words, behind the human being. It is an invitation to think outside our boxes and to realize what connects us and keeps us united. This mural - done in 14 days, with the help of two assistants - shows the artist's interest in addressing themes that reflect the world around us. In this case, the work brought to the city of Portland a reflection on freedom, nature and the flow of wildlife.

Ubicación