Raíces huicholas

Las raíces indígenas de Nayarit cobran importancia en la obra de Adrián Takano

raiceshuicholas

Con este mural para la comunidad de San Pancho, Adrián Takano quería “recordarles a todos los que vean la obra que las raíces indígenas de nuestra cultura están vivas”. Esta pieza, financiada por el propio artista, se encuentra al final del corredor principal en la Plaza del Sol, en San Francisco (San Pancho, como se le conoce popularmente), en Nayarit.

El poblado tiene fuerte presencia de la etnia wixárika (huichol), que ha tenido raíces ahí desde la época precolonial. La comunidad que lo habita actualmente es multicultural, se distingue por su sentido de pertenencia, su interés por la preservación del medio ambiente y por su animada oferta cultural. La Plaza del Sol, en particular, es un punto de reunión donde la gente participa en festivales, ceremonias y conciertos, así como en clases de capoeira, yoga o danza.

El mural toma como referencias dos etnias: la yaqui y la huichol. La intención del artista es mostrar las similitudes y puntos de conexión entre ambas culturas, realzando la importancia de la vida espiritual que las distingue.

“Nuestros pueblos originarios merecen vivir con dignidad y desafortunadamente, con un sistema que está diseñado en su contra, esto resulta difícil en muchos casos. Las comunidades resisten y una de las cosas que les da mucha fuerza es su espiritualidad como cultura. Las raíces son profundas, las tradiciones están llenas de significados y la gente está unida en esta misión de resistencia, eso es lo que busco mostrar en este muro”, señala Takano.

Artista:

Adrián Takano

(Ciudad de México, 1985). Vive y trabaja la mayoría del tiempo en Puerto Vallarta. Es autodidacta y se ha especializado en el arte urbano. Le han marcado influencias “desde los impresionistas europeos hasta los grafiteros de la Ciudad de México, el arte japonés y los murales de Camarena”. Fue ilustrador independiente y retratista antes de mudarse a Puerto Vallarta, donde empezó a pintar murales en la calle. Realiza arte en espacio público desde 2011 y durante seis años impartió clases de pintura en diferentes galerías y en su estudio.
Su estilo toma aspectos del retrato realista, con toques surrealistas. Le gustan el color y la cultura mexicana ancestral, le interesa explorar la cosmogonía y simbología mesoamericana.

English version
With this mural for the community of San Pancho, Adrián Takano wanted to "remind everyone who sees the work that the indigenous roots of our culture are alive". This piece, financed by the artist himself, is located at the end of the main corridor in the Plaza del Sol, in San Francisco (San Pancho, as it is popularly known), in Nayarit. The town has a strong presence of the Wixárika (Huichol) ethnic group, which has had roots there since pre-colonial times. The people that live there it today are multicultural, distinguished by a strong sense of community, are interested in the preservation of the environment and there’s a lively cultural offering. The Plaza del Sol, in particular, is a meeting point where people participate in festivals, ceremonies and concerts, as well as in capoeira, yoga or dance classes. The mural takes two ethnic groups as references: the Yaqui and the Huichol. The artist's intention is to show the similarities between the two cultures, highlighting the importance of the spiritual life that distinguishes them. "Our native peoples deserve to live with dignity and unfortunately, with a system that is designed against them, this is difficult in many cases. The communities resist and one of the things that gives them a lot of strength is their spirituality. The roots are deep, the traditions are full of meaning and the people are united in this mission of resistance, that is what I seek to show in this wall," says Takano.

Ubicación